Lo que el boom de ‘Ello’, la red social sin anuncios dice sobre la privacidad

Nadie puede darse de alta en Ello, la nueva red social de la que todo el mundo habla, sin más. Y por supuesto, y a pesar de que el social login es cada vez más habitual, nadie puede hacerlo usando su cuenta de Facebook. Cualquier usuario debe solicitar una invitación y sentarse a esperar que llegue a su mail. Tras meter la dirección de correo electrónico en el site, aparece un mensaje explicando quién son y qué quieren hacer. En la bandeja de entrada el usuario tendrá, por cierto, un mail señalando que esperan mandar pronto una invitación aunque, por el momento, están en beta y deben gestionar poco a poco las solitudes.

Y, aunque en el mail no lo digan, en los últimos días, desde que los medios geek estadounidenses se empezaron a hacer eco de su existencia, han recibido muchas. En la primera hora de vida ante las luces de los medios online recibieron31.000 solicitudes de invitación. El interés por Ello no ha decaído desde entonces, así que es probable que el número de solicitudes de invitación no haya bajado en los últimos días. De hecho, hace tres días tenían ya un millón de usuarios en espera. Pero ¿por qué ha despertado tanto interés Ello y por qué ha conseguido que todo el mundo hable de ella cuando en realidad no deja de ser una red social más en un mercado en el que ya existen demasiadas ofertas?

La respuesta está en el mensaje que aparece (letras blancas, fondo negro) cuando se pide una invitación. “No eres un producto”, es la frase con la que acaba. “Tu red social es propiedad de los anunciantes. Cada post que compartes, cada amigo que haces y cada link que visitas es trakeado, almacenado y convertido en datos. Los anunciantes compran tus datos y pueden mostrarte más anuncios. Tú eres el producto que es comprado y vendido”, señalan en el comienzo. Ello, apuntan, parte de unas creencias diferentes. Sus creadores creen en la “transparencia” y consideran que una red social es un elemento para el “empoderamiento” y “para crear y celebrar la vida”. Así que ellos no van ni a vender datos ni a servir anuncios.

La primera pregunta ante esta situación es de qué esperan vivir. En su blogexplican que los consumidores podrán hacer micropagos por características específicas que mejorarán su experiencia de uso. “Quiero cambiar el mundo”, explica el cofundador de Ello, Paul Budnitz, a Fortune. “Lo que quiero probar es que los anuncios no es la única fórmula para hacer dinero en internet. Lo que está fastidiando internet y creando todos los problemas de recolección de datos y cuestiones de privacidad tiene que ver con el modelo publicitario de internet”.

A pesar de todos los buenos propósitos y de todo el boom viral que está teniendo Ello en este momento, parece complicado que la nueva red social pueda hundir – o dañar – a Facebook. Diaspora o Path también consiguieron grandes titulares en su momento, pero no consiguieron pasar del papel de estrella emergente.

La privacidad, ese es el punto

Pero lo interesante de Ello no es tanto su potencial de futuro como la base de su existencia y lo que esto implica para las redes sociales tradicionales y su relación con los anunciantes. Los consumidores están hartos de todo lo que Facebook sabe de ello y como eso se utiliza para venderles productos. El estudio sobre cómo Facebook impacta en los sentimientos de los usuarios supuso una de las últimas puntillas. Los usuarios se mostraron indignados ante el poder de Facebook para manipular lo que sienten y sobre todo ante el hecho de que realmente hubiese llegado a hacerlo. Aunque las condiciones legales de uso de la red social permiten este tipo de experimentos, Facebook pidió perdón. No lo hizo por el experimento en si sino por cómo lo había comunicado (lo que, si se analiza, se ve que es muy diferente).

Facebook sabe cada día más sobre sus usuarios y cada vez lo usa más a nivel publicitario. La compañía ha empezado a combinar los datos de dentro de la red social con el historial de navegación para vender anuncios, lo que permite segmentar de forma más efectiva la publicidad dentro de la red social. Los usuarios están preocupados ante este creciente control de lo que sabe de ellos y la industria está cada vez más preocupada por su aumento de poder en el terreno publicitario (de hecho está en pie de guerra por este último movimiento).

En su última jugada, Facebook ha empezado a permitir usar información conseguida dentro de la red social para segmentar fuera de la red social, como adelantaban recientemente los medios estadounidenses. Atlas, su nueva plataforma publicitaria, permitirá que las marcas se lleven lo que hacen y les funciona en Facebook a otros soportes en internet.

Y aunque Facebook es el gran caballo de batalla en este terreno (y el enemigo que todo el mundo tiene en mente: es la red social más grande, la que tiene más usuarios y la que tiene un historial menos ?friendly’ en términos de privacidad), la compañía no es la única que está recolectando datos de los usuarios y convirtiéndolos en la fuente de su futura e inmediata riqueza. Todo el mundo habla del big data y el big data es exactamente eso: las empresas recogen cada vez más información sobre sus consumidores para ser más eficaces a la hora de venderles las cosas.

El boom de Ello – y el interés que está despertando entre los usuarios – demuestra que cada vez están más preocupados por esa realidad y que cada día temen más lo que las empresas pueden hacer con sus datos. Para las compañías de internet es un problema, porque esos datos son la fuente de su riqueza futura. Para los anunciantes también lo es, porque ya no solo necesitan esos datos para saber cómo dirigirse a sus consumidores sino porque están siendo añadidos en los puestos más altos de la lista de villanos de la red por el uso que hacen de los mismos.

Aunque, en realidad, los grandes perdedores son los consumidores, que cada día están más expuestos y que sienten que es cada vez más imposible no estarlo.

Un artículo publicado en Puro Marketing

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s