Cómo compartir los archivos de mayor tamaño

Con el auge de la tecnología compartir archivos se ha hecho cada vez más fácil, sobre todo si utilizamos mensajería instantánea como WhatsApp, Facebook Messenger o Line. El problema viene cuando queremos compartir archivos mucho más grandes. Imagina que por tu trabajo tienes un día que compartir un vídeo importante o archivos de audio, así como documentos que tengan bastante peso. La solución más sencilla es utilizar servicios basados en la web, servicios de intercambio de archivos que también están presentes en forma de aplicación para Android o iOS.

He aquí algunos de los más importantes:

Sunshine

Se trata de una aplicación disponible para Windows, iOS, Mac y Android y permite, como hemos dicho, compartir archivos pesados. Lo mejor es que no necesitamos subirlo a un servidor para posteriormente enviarlo, sino que si tanto el emisor como el destinatario tienen la aplicación instalada en su dispositivo, en cuestión de segundos el contenido puede ser descargado. Además, es posible buscar entre los distintos discos duros de nuestros dispositivos para que, por ejemplo, si nos dejamos cualquier archivo importante en nuestro ordenador, accedamos fácilmente desde el teléfono. La única restricción, ya que no existe tamaño máximo, es que los archivos recibidos o enviados son eliminados automáticamente de la aplicación tras siete días.

Send Anywhere

Nos permite enviar y compartir todo tipo de contenido con cualquier dispositivo Android o a cualquier ordenador con Internet. Lo que hace, es que una vez subimos los archivos nos dará una clave única e irrepetible para poder descargar dicho paquete en otro dispositivo, ya sea porque tiene el cliente instalado mediante la app en una tablet o smartphone o porque lo hace vía el cliente web.

La forma de compartir también varía: podemos desde generar un QR con el cual “activar” la descarga, compartir la clave mediante todos los servicios que solemos compartir (como darle al botón compartir en casi todas las apps, vaya, es decir redes sociales, correo, SMS, etc…), enviarlo directamente a un PC, o por localización de dispositivos cercanos (bajo la misma WiFi). Para recibir, obviamente, también estará la opción de meter “a mano” el código.

A la hora de recibir, podemos desde cambiar la ruta por defecto a la que queramos en cada uno de las recepciones, hasta mantener o no la marca de tiempo, con esto, por ejemplo, respetar el cuando se hizo una foto y no tanto desde cuando tienes tú el archivo. Esa opción se echa de menos en algunas soluciones de envío de archivos.

Hay dos versiones, una de pago y otra gratuita. La diferencia, aparte de la inclusión de publicidad en la gratuita, es que mientras que en la de pago no encontraremos límites de ningún tipo, en la que cuesta cero euros tendremos un límite de 10 archivos y 30 MB por cada envío.

WeTransfer

WeTransfer es la forma más fácil de enviar archivos grandes a través de Internet. Gratis. Sin registros. En unos segundos.

Con este servicio podrás enviar uno o varios archivos de hasta 2 Gb de peso por transferencia. Para ello solo necesitarás cargar los archivos, poner el correo electrónico del destinatario (en cada envío pueden seleccionarse hasta 20 e-mails) y el tuyo propio (en el que te avisarán cuando el proceso se haya realizado correctamente). Los archivosquedarán almacenados en un servidor online durante 2 semanas, con total disponibilidad. La interfaz de WeTransfer es simple y bonita. Unos fondos de pantalla coloristas se van mostrando cada pocos segundos, tan bien integrados con el diseño que no te darás cuenta de que son anuncios publicitarios.

El servicio básico es totalmente gratis, pero si quieres también dispones de la opción de crear tu propio canal. Con un pago anual puedes tener tu propio servicio de descargas, personalizado, potenciado y sin publicidad.

Android Beam

Android Beam es una tecnología basada en NFC, con la cual podemos compartir de forma realmente rápida los más diversos documentos, desde páginas web, vídeos, aplicaciones, fotos, ubicaciones en Google Maps, entre otros, con sólo hacer que se toquen dos dispositivos que poseen tecnología NFC. Además, también es posible compartir archivos con otros dispositivos que no sean compatibles.

Si por ejemplo nos encontramos visualizando un vídeo en YouTube que nos parece interesante y deseamos compartirlo con alguien o bien dejar de verlo en el smartphone y verlo en la tablet, lo único que debemos es hacer que ambos dispositivos, con tecnología NFC, se toquen, y como por arte de magia este contenido se compartirá de un equipo Android al otro.

Para usar Android Beam, lo primero que debemos hacer es comprobar previamente que nuestro smartphone o tablet sean compatibles con la tecnología NFC, dato que podemos hallar en el apartado de WiFi en los Ajustes del dispositivo.

Una vez que hayamos confirmado que los dos equipos que se van a comunicar poseen la tecnología NFC, ya podemos comenzar a utilizar esta fabulosa herramienta, y para compartir contenido, como dijimos, sólo debemos hacer que ambos dispositivos se toquen entre sí, para facilitar el contacto entre los chips NFC de cada aparato, el cual por lo general los fabricantes lo ubican en el centro del equipo, cerca de la parte superior.

Una vez que ambos equipos se hayan tocado, notaremos que en el dispositivo que estamos esperando recibir la información se desplegará en la pantalla un mensaje que reza “Pulse para Beam”, por lo que de ahí en más sólo restará pulsar sobre la pantalla, para poder encontrar la información en el dispositivo receptor.

Un artículo publicado en Muy Pymes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s