10 placeres culpables (y muy comunes) en las redes sociales

Todos hacemos cosas de las que no nos sentimos orgullosos en absoluto. Con la entrada en escena de las redes sociales, esos pequeños y sucios secretos que todos, para bien y para mal, guardamos en la recámara quedan, sin embargo, al descubierto.

Y aun así los seguimos aireándolos creyendo quizás que,  entre tanto “pecado 2.0″, van a pasar desapercibidos. La Web Social está llena de penitentes que cargan sobre sus espaldas con una interminable ristra de pecados. A la mayoría se les cae la cara de la vergüenza de sólo pensar en sus pecados, pero no pueden evitar cometerlos. Son, al fin y al cabo, placeres culpables y ¿hay acaso algo más grato (y contradictorio) que pecar y al mismo tiempo sentirse culpable? A continuación, y de la mano de Hootsuite, repasamos los placeres culpables que más abundan en las redes sociales:

1. Hacer clic en el botón “me gusta” en nuestros propios posts en Instagram
A los usuarios más fanáticos de Instagram les estresa enormemente que su último post esté con el contador a cero (en lo que a “likes” se refiere) y por ello no dudan en pulsar ellos mismos este mágico botón.

2. Retuitar en exceso
Limitarse a retuitear contenido ajeno y ser demasiado vago (o demasiado poco ingenioso) como para crear contenido propio es un pecado que está a la orden del día en la red social del pajarito.

3. Utilizar demasiados hashtags
Etiquetar nuestros posts con algún que otro hashtag no sólo no es una práctica negativa sino todo lo contrario. Con todo, cuando nuestros posts tienen más hashtags que palabras, estamos dando a entender (quizás equivocadamente) que somos unos “catetos 2.0”.

4. Borrar o esconder contenidos con poco éxito
¿Le ha dado por borrar en alguna ocasión esa foto que con tanta ilusión subió a Instagram y que inexplicablemente consiguió apenas 2 “likes”? No es el único. A los usuarios de las redes sociales les encanta esconder bajo el felpudo sus contenidos con menos gancho (a ojos de otros usuarios).

5. Etiquetar y mencionar (sin piedad) a otras personas en los posts
Este hábito es particularmente irritante (y somos más que conscientes de ello), pero aun así no podemos aguantarnos las ganas de etiquetar y mencionar a nuestros sufridos amigos en todos nuestros posts.

6. Hacer y comprar cosas única y exclusivamente por su potencial para Instagram
¿Cuántas veces ha ido a un restaurante o se ha comprado una camiseta que en otras circunstancias quizás no se plantearía ponerse sólo para hacerse la foto y colgarla en Instagram? Más de las que se atrevería a confesar.

7. No interactuar nunca con el contenido de otras personas
En la Web Social nos encanta mirarnos el ombligo e ignorar el contenido de quienes tenemos a nuestro alrededor.

8. Hacer pantallazo de los posts de otras personas en Snapchat
La discreción es la regla número uno de Snapchat, pero aun así nos encanta hacerla trizas.

9. Compartir contenido sin leerlo
Lo importante en las redes sociales es compartir, ¿no? Da igual que no tengamos ni idea de lo que compartimos.

10. Hacer clic en el botón “me gusta” de un post publicado en Instagram hace 42 semanas
Esto nos pasa por “cotillas” y por espiar los antiguos posts en Instagram de algún antiguo novio o novia.

Marketing Directo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s