¿Potencia la alta tecnología el capitalismo salvaje?

Nos apasiona el increíble dinamismo de la alta tecnología. Pero debemos estar muy atentos a sus derivas, porque su lado oscuro puede conllevar tinieblas tenebrosas. Tal vez temas candentes como la creciente desigualdad en el mundo no son resultado tan solo de la gran crisis económica que aún atravesamos. En algunos aspectos, la alta tecnología nos está llevando de retorno al capitalismo más salvaje. Cuidado.

“Uber y Lyft han creado un género monstruoso de clientes que esperan un servicio del Ritz-Carlton a precios de McDonald”, dice un conductor de Uber en un brillante reportaje publicado en “The Verge”, que describe cómo la economía colaborativa de empresas como Uber, Airbnb, TaskRabbit, Postmates, entre otras, están creando un mundo laboral despiadado en el que los trabajadores autoempleados tienden a volverse serviles para obtener unos ingresos mínimos.

El sistema de calificación de 1 a 5 estrellas que se está generalizando en la llamada economía colaborativa y en muchos sectores, convierte a los clientes en jefes despiadados, dice el reportaje de “The Verge”. Los conductores de Uber se quedan sin trabajo cuando sus calificaciones caen por debajo del 4,6%, aunque la empresa dice que el umbral exacto varía en base a la calificación media de la zona. “Este sistema de calificaciones crea fuertes incentivos para que los conductores sean serviles”, dice el profesor de una facultad de Derecho de EEUU. Se han demostrado casos en los que los prejuicios raciales o de género han tenido bastante que ver con bajas calificaciones de estrellas. “Muchos de nosotros estamos en un estado de terror y ansiedad neurótica para no tener el más mínimo desliz”, dice otro conductor. Un conductor musulmán bromea que su calificación baja a medida que su barba se hace más larga. Otro estudio muestra que las taxistas blancas obtienen calificaciones más altas que las negras. Un profesor de Harvard señala que la discriminación a través de estas valoraciones podría suponer una violación de la Ley de Derechos Civiles.

Los sindicatos norteamericanos están alertando de estas derivas, que suponen una revolución en las funciones de empleador y empleado.

Las grandes empresas tecnológicas de Silicon Valley han sido criticadas con frecuencia por tener plantillas abrumadoramente centradas en blancos y masculinos, donde es difícil encontrar afroamericanos, hispanos y mujeres. También ha sido acusada de prácticas laborales que socavan la situación de los trabajadores. Sin embargo, la administración demócrata del presidente Obama ha mantenido unas muy estrechas relaciones con las principales empresas tecnológicas de Internet. Según el Center for Responsive Politics, los gigantes tecnológicos de Silicon Valley han donado el 73% de los fondos que han recibido los demócratas. Muchos exfuncionarios y trabajadores de la administración Obama han encontrado empleo en la industria de alta tecnología. Líderes sindicales norteamericanos critican a Uber, que con su sistema de contratistas independientes no respeta el salario mínimo, las horas extraordinarias, ni otras ventajas de los trabajadores por cuenta ajena. También critican a Amazon debido a su agresiva política para mantener a raya a los sindicatos y por el altísimo ritmo de trabajo que con frecuencia exige a sus empleados. La clase media está desapareciendo de San Francisco debido a las masas de trabajadores jóvenes bien pagados que han elevado notablemente el precio de la vivienda.

En las idílicas sedes de los gigantes tecnológicos, no es oro todo lo que reluce.

Un artículo escrito por Mikel Ormaetxea

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s