Por qué en Silicon Valley no se pone (casi nunca) el sol del éxito

Silicon Valley, el valle más “techie” del planeta, está excelentemente avenido con el éxito. Las empresas que tienen allí su morada son admiradas (y envidiadas) en todo el mundo.

Pero, ¿por qué tienen tanto éxito las empresas nacidas en Silicon Valley? ¿Se prodigan allí más que en otros lugares las codiciadas (pero escurridizas) musas de la inspiración?

Hay muchas razones que explican el éxito de las compañías oriundas del famoso valle californiano, pero estas que disecciona a continuación Harvard Business Review son quizás las más clarividentes:

1. Se la ingenian para unir audacia con firmeza

En Silicon Valley las empresas de nueva creación no intentan hacerse hueco en el mercado. Van mucho más allá y e intentan inaugurar mercados totalmente nuevos. Se atreven a ir contracorriente y no desfallecen en el (a veces) largo camino hacia el éxito. Saben que los fracasos son un peaje necesario para fundirse en un abrazo con los triunfos.

3. Están pertrechadas de grandes líderes y al mismo tiempo promueven la colaboración
Las compañías nacidas en Silicon Valley son llevadas en volandas por líderes dotados de una visión y de una tenacidad privilegiadas. Sin embargo, ese líder no tiene la última palabra en todo y promueve activamente la colaboración. En la mayor parte de las empresas de Silicon Valley los equipos de trabajo tienen total libertad para autoorganizarse y no hay departamentos estancos. La colaboración entre unos y otros departamentos fluye con total libertad.

3. No atan cortos a sus empleados (ni a sus perros)
En Silicon Valley los trabajadores tienen habitualmente muchísima autonomía y no están sujetos a límites artificiosos (e inútiles) como las jerarquías. Los empleados tienen muy claros cuáles son los objetivos en su puesto de trabajo, pero las empresas para las que trabajan dejan que escojan ellos mismos (y con total libertad) la mejor manera de conseguir esos objetivos.

4. Construyen plataformas, no productos
En la era de la vieja economía las matemáticas eran muy simples: cuantos más productos vendían las empresas, más dinero se metían en los bolsillos. Silicon Valley no piensa, con todo, en términos de productos sino de plataformas (a las que los usuarios se conectan y en las que las interacciones son la moneda común de cambio). A diferencia de los productos estáticos, el valor de las plataformas lo definen las personas que las habitan y que las usan. Y como las personas cambian constantemente, las plataformas que las cobijan se metamorfosean también permanentemente.

5. Piensan como ingenieros (y como consumidores)
El tan de moda “user-centered design” es el faro que guía a las empresas en Silicon Valley. En estas compañías todos, desde el CEO hasta ingenieros pasando por los comerciales, tienen permanentemente la vista puesta en el usuario, al que se esfuerzan en proporcionar las mejores experiencias.

6. Saben que el dinero no basta para crecer
En Silicon Valley las empresas (sobre todo, las de nueva creación) son perfectamente conscientes de que, además de dinero, precisan de “coaching” y de infraestructuras para sacar adelante sus ideas.

7. Son muy inteligentes haciendo adquisiciones
Las compañías que tienen en Silicon Valley su casa tienen en cuenta no sólo el “timing” a la hora de hacer adquisiciones (que procurar no hacer ni al principio, cuando acaban de salir del cascarón, ni al final, cuando gozan de plena madurez, sino en fases intermedias) sino también el mercado, que se toman la molestia de analizar con lupa.

Un artículo publicado en Marketing Directo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s