Internet, un medio que mueve mucho dinero pero que acaba en manos de unos pocos

Internet ha hecho que cada vez sean más quienes se lanzan a producir contenidos, a subir aplicaciones a las diferentes tiendas de apps, a crear vídeos o a lanzar sus propios libros o películas al mundo, para que cualquiera pueda acceder a ellos. Cada vez hay más medios y cada vez hay más servicios online, lo que ha creado una situación que en líneas generales resulta muy beneficiosa para el internauta. Cada vez es más fácil acceder a lo que uno quiere y cada vez es más sencillo acceder a nuevos contenidos. Todo el mundo puede encontrar lo que busca y todas las historias tienen cada vez más posibilidades de salir al mundo.

Pero ¿qué ocurre con esas historias, con esos contenidos, con esas aplicaciones y sobre todo con las personas que están detrás de ellas?

Una de las cuestiones que han propiciado que la red se convierta en un escenario en el que hay tanta variedad y en el que prácticamente cualquier pueda contar cosas, lanzar cosas y llegar a los consumidores con ella es que cualquiera se puede intentar monetizarlo. La publicidad está ahí para que prácticamente cualquiera pueda acceder a ella y convertirla en el método para hacer que sus contenidos y servicios online generen beneficio. Lo cierto es, sin embargo, que cada vez es más difícil hacerse rico con la publicidad, al menos así, y que cada día es más difícil rentabilizar ese esfuerzo.

Otro de los métodos que se han estado empleando es el de hacer que el consumidor pague por esos servicios y por esos contenidos, lo que hace que se produzca una rentabilidad directa. En la teoría eso también funciona muy bien, pero en la práctica es una cuestión mucho más compleja. ¿Están realmente los consumidores dispuestos a pagar por lo que se encuentran en la red? ¿Y están dispuestos a hacerlo con todo el mundo y con todas las ofertas que reciben?

La red mueve millones de dólares en publicidad al año pero no todos se están se están llevando una parte proporcional a sus esfuerzos

En realidad, si se para a hacer un análisis de lo que ocurre con internet y de lo que pasa con las estrategias que están operando en la misma, aunque internet mueve mucho dinero, este no acaba en manos de todo el mundo. Es una cuestión un tanto lógica, ya que al final eso es lo que ocurre en todas partes y lo que ha ocurrido tradicionalmente con todos los medios. La red mueve miles y miles de millones de dólares en publicidad cada año y empieza a mover cada vez más y más dinero en pago directo para acceder a contenidos y servicios, pero a pesar de ello no todos los jugadores que participan en ella se están llevando una parte proporcional a sus esfuerzos o no se están llevando una parte digna de mención. Ver lo que está ocurriendo con las aplicaciones móviles permite comprender mucho mejor cómo están operando estas dinámicas y como, al final, en internet también son minorías las que hacen realmente buenas cajas.

Un 1% se lleva el dinero de las apps

No hay más que coger lo que ocurre con las aplicaciones subidas a la App Store de Apple, iTunes, para verlo. El estudio, que acaba de lanzar la firma Sensor Tower, se centra en lo que ocurre con las aplicaciones en Estados Unidos, pero sus datos pueden funcionar como un baremo extrapolable a todos los mercados. Las cifras demuestran que aunque hay muchas apps y muy variadas al final solo se llevan el dinero unas pocas: el 1% de los editores principales de apps de pago o que se sostienen con compras dentro de la app son quienes generan el 94% de todo el dinero que mueve la app store. Es decir, solo es una minoría la que genera realmente los ingresos de las apps y las que se están llevando dinero por su actividad. El resto está viendo como su trabajo se queda en una suerte de páramo de lo no rentable.

Traducido en datos económicos se ve mucho más claro. En el primer cuatrimestre del año, la tienda de aplicaciones generó unos ingresos a los desarrolladores de apps de 1.430 millones de dólares. De esa cantidad, 1.340 millones de dólares quedó en manos de 623 editores. El resto (una impresionante cifra de 61.677 editores) tuvieron que repartirse 85,8 millones.

Las cifras económicas van muy en línea con las cifras de descargas: el 1% de esos editores top supusieron el 70% de todas las descargas de aplicaciones, lo que hace que en realidad siempre sean las mismas apps y de los mismos desarrolladores las que el consumidor acaba instalando en su móvil.

Un artículo publicado en Puro Marketing

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s