La sede central de Amazon acoge cada día 6000 perros

Desde sus primeros tiempos, y gracias a la fama adquirida por el mítico corgi ‘Rufus’, el gigante del e-commerce implantó una política que apuesta por incentivar que sus empleados lleven a sus mascotas caninas al lugar de trabajo.

Los trabajadores humanos de Amazon en Europa llevan varios meses protagonizando huelgas y enfrentamientos con la compañía a causa de la situación laboral, pero a muchos kilómetros de aquí, en la sede central de Amazon en Seattle, hay unos trabajadores muy especiales (peludos, cuadrúpedos y ladradores) que reciben toda clase de atenciones: Jeff Bezos apuesta desde hace años por dar todas las facilidades a los empleados que quieran hacerse acompañar por sus mascotas caninas en la oficina.

Los perros ‘amazónicos’ también tienen toda clase facilidades a su disposición: zonas para correr dentro de los propios edificios de la empresa, fuentes para beber y hasta bocas de incendio falsas. Tienen, además, todas las golosinas para perros que quieran en los mostradores de recepción. Al frente de todo esto está Lara Hirschfield, quien ostenta el cargo de Responsable del ‘Woof Pack’ de Amazon. “Contar con perros en el lugar de trabajo constituye un mecanismo inesperado de conexión”, afirma Hirschfield. “Veo a los empleados interrelacionándose en nuestros vestíbulos o ascensores todos los días gracias a sus perros”. Lo cierto es que, recientemente, un estudio de la Universidad Central de Michigan descubrió que la presencia de un perro en un entorno de oficina animaba a los empleados a ser más cooperativos, comunicativos y amigables.

Ojo: antes de que puedan traerse a sus perros al lugar de trabajo, cada propietario debe registrar su mascota. Un proceso “no muy burocrático”, según Hirschfield: primero, un empleado debe hablar con su gerente y con los compañeros que trabajen cerca de él para asegurarse de que todos estén cómodos con la mascota. El empleado luego enviará un breve formulario de registro y proporcionará un comprobante de vacunación. No hay restricciones sobre el tipo o tamaño del perro que los empleados pueden llevar a la oficina.

Según Hirschfield, “Amazon ha sido amigable para los perros desde el primer día”. Bueno, quizá sea algo exagerado, pero sí es cierto que esta particularidad de su cultura corporativa dio comienzo con uno de los primeros ocupantes de las oficinas de Amazon: Rufus, un corgi galés que pertenecía al ex editor en jefe e ingeniero principal de Amazon, y lo acompañaba a la oficina todos los días. La web de la compañía cuenta de él que le encantaba colarse en las reuniones y perseguir pelotas de tenis, y que falleció en 2009. Hoy en día, uno de los edificios del flamante campus de la compañía lleva su nombre.

Vía | CNBC

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.