Cómo aprovechar mejor una tablet de uso compartido

¿Tenéis una tablet para toda la familia? Hoy os traemos algunos consejos para aprovechar mejor una tablet de uso compartido. Desde cómo activar el modo de control parental en la tablet hasta crear distintas cuentas de usuario, y otros consejos para evitar discusiones.

Compartir es vivir pero cuando se trata de tecnología muchas veces puede crear algún que otro conflicto. ¿Cuántos de vosotros habréis discutido con vuestros hermanos por el ordenador? Si no nos organizamos bien con una tablet de uso compartido puede suceder lo mismo, pero si sabes cómo aprovecharlo puede suponer un gran ahorro.

Muchas veces no es necesario que cada miembro de la familia tenga su propia tablet, y tampoco es conveniente si no quieres que tus hijos sean adictos a la tecnología. Así, puede que solo quieras usar tu tablet para cosas puntuales y te salga más rentable comprar uno a medias con tu compañero de piso o pareja.

Eso sí, pese a que compartir una tablet sea más práctico de primeras también conlleva algunos problemas. Por uno lado quieres mantener la privacidad de tus contenidos, no quieres que tus hijos trastoquen tus cosas o envíen emails a todos tus contactos, y tampoco crees que deban tener acceso a todos los contenidos que podemos encontrar en Internet.

Afortunadamente hay algunos trucos para aprovechar mejor una tablet de uso compartido y resolver todos estos problemas. Desde cómo crear distintas cuentas de usuario hasta activar el modo de control parental en tu tablet.

Crea cuentas de usuario

Puedes crear diferentes cuentas de usuario en tu tablet. Esto es útil porque así cada uno tiene acceso a su correo, a sus apps, a su historial y sugerencias, etc. Al cambiar de usuario solo te aparecerá la información de tu cuenta y el software que tú hayas instalado.

Eso sí, en cuanto a las apps el administrador de la tablet tendrá permiso para desinstalar cualquier programa, lo cual es útil si tienes hijos pequeños y quieres controlar el uso que estén haciendo del dispositivo.

Todos los usuarios – menos los usuarios restringidos que veremos a continuación – podrán aceptar actualizaciones, que se instalarían en todas las cuentas que tengan la app en cuestión

Para configurarlo accede a ‘Ajustes’ > ‘Nube y cuentas’ > ‘Usuarios’ y haz click en ‘Añadir usuario o perfil’. Aquí es cuando eliges entre usuario normal y usuario restringido.

En este caso vamos a elegir el usuario normal, con el que podrán instalarse cualquier app en su perfil y hacer uso pleno de la tablet sin necesidad de que el administrador lo autorice.

Para cambiar de cuenta de usuario en tu tablet desplaza el menú arrastrando hacía abajo desde la parte superior de la pantalla y haz click en el símbolo de perfil, que en ese caso es amarillo.

Activar el modo control parental en una tablet

Si lo que quieres es controlar los contenidos a los que tienen acceso sus hijos en la tablet tienes que crear una cuenta de usuario restringida. Para ello sigue el mismo proceso descrito anteriormente pero elige ‘usuario (restringido)’.

Pinchando en la rueda de ajustes al lado del usuario restringido podrás configurar las apps a las que le quieres dar acceso, las funciones que quieres habilitar, etc.

La diferencia, además del permiso, es que el usuario no podrá instalar ninguna app por su cuenta en el dispositivo, tiene que ser el administrador la que le de permiso. Es útil tanto para niños pequeños como para invitados.

Algunas tablets traen un ‘Modo niños’ integrado. En mi tablet (Samsung Galaxy Tab A) podemos encontrarlo en la pantalla de incio.

Pinchando directamente en el icono puedo configurar la cuenta para cada niño. Tiene un aspecto divertido, adaptado para un menor y con funciones distintas al modo adulto.

Para salir del modo niño hay que pulsar el símbolo de la puerta en la esquina inferior derecha e introducir el pin que haya configurado el administrador, por lo que el niño no podrá acceder al modo normal si no se sabe el pin.

Otros trucos para compartir una tablet

Además de usar las funciones que nos ofrece el propio dispositivo para que el uso compartido de la tablet sea más sencillo también puedes poner algunas reglas para evitar discusiones.

Por ejemplo, es recomendable fijar unas horas de uso. De esta manera evitaremos las clásicas discusiones en las que todo el mundo alega que es “su turno” o que “le toca”.

Además, conviene establecer en qué parte de la casa hay que guardar la tablet cuando ya hemos acabado de usarla. De lo contrario podría generarse conflictos al llegar el turno de uno y no encontrarla. Otra norma muy útil es llegar a un acuerdo sobre quién tiene que cargar la tablet cada día, para que tampoco esté sin batería cuando alguien la necesite.

Escrito por Christiane Drummond

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s